La adolescente había desaparecido en Vaqueros, Salta.

El Tribunal Oral Federal de Salta la encontró culpable del delito, en la modalidad de captación y traslado con fines de explotación sexual de una adolescente. Además, la pena fue agravada por “engaño y abuso de situación de vulnerabilidad”. El testimonio de la joven, que había desaparecido en 2011 y fue encontrada por la Policía local en 2012, fue clave durante el juicio.

El Tribunal Oral Federal de Salta condenó a diez años de prisión a una mujer por considerarla culpable del delito de trata de personas, en la modalidad de captación y traslado con fines de explotación sexual de una adolescente. El delito estuvo agravado por “engaño y abuso de situación de vulnerabilidad”. El testimonio de la joven, que fue golpeada y abusada sexualmente, fue clave durante el juicio. El caso fue instruido por el fiscal José Villalba y, durante el debate, el Ministerio Público Fiscal fue representado por Francisco Snopek.  La condena también incluyó la inhabilitación absoluta de la imputada por el término de la condena.

El 16 de agosto de 2011 un hombre denunció en Vaqueros, Salta, la desaparición de su hija, de 16 años. Ante la policía, primero, y la Justicia, después, el hombre explicó que la menor se había ido con una vecina, de 32 años, que les había pedido autorización a él y a su esposa para llevarla unos días  con ella. Les dijo que era un viaje corto, para ver a un familiar enfermo, pero no habían vuelto a tener noticias de ellas. Ante la sospecha de que se estaba ante un caso de trata de personas, la investigación fue derivada al fuero federal: poco más de un año demoró encontrar a la joven.

Tras varios allanamientos infructuosos, la División Prevención y Lucha contra la Trata de Personas y Asistencia a sus Víctimas de la policía salteña encontró a la menor en diciembre de 2012. La joven estaba embarazada y vivía en un cañaveral, con una pareja. El hombre primero fue detenido, ante la sospecha de que podía estar vinculado al caso, pero luego quedó desvinculado. “Se comprobó que no tenía nada que ver con el caso”, aseguró una fuente judicial a Infojus Noticias.

En aquel momento y entrevistadapor personal especializado, la joven relató que había dejado la casa familiar engañada por la imputada. Y que, poco después de haber salido de Vaqueros, la mujer la llevó a un hotel alojamiento, donde las acompañó un hombre que intentó abusar de la joven. Gracias a que se encerró en el baño de la habitación y con la ayuda de los empleados del lugar, la joven logró evitar que el ataque se consumara.  Pero la pesadilla recién empezaba. Desde allí, la trasladaron a la localidad de Güemes, con los ojos vendados. En esa localidad salteña, la acusada la obligó a ejercer la prostitución con los camioneros del lugar. La joven también contó que la imputada ejercía  la prostitución y que, para ella hiciera lo mismo, la amenazaba. Como la joven se negaba sistemáticamente, le pegaba trompadas en todo el cuerpo.

A pesar de la resistencia de la joven, la mujer la “ofrecía” a los camioneros y, algunos de ellos, hasta participaron de un ataque a la menor. Según ella misma describió, el abuso se produjo frente a la propia acusada, que la había entregado. La menor contó que no vio cuántas personas eran las que abusaban de ella pero que, en un momento dado, apareció otro hombre, que la ató y la metió en un camión, donde empezaron a manosearla. También relató que se sintió como desagarrada por dentro, que le salía mucha sangre y que apenas pudo, se escapó al hospital, para que fuera atendida.

Tras permanecer un tiempo en Güemes, la mujer llevó a la joven por varios lugares de Jujuy hasta asentarse finalmente en Yuto. En aquella ciudad, la menor conoció al joven,  que se convirtió en su actual pareja –y padre de su hijo, con quienes hoy rehace su vida– y fue encontrada por Policía local, en diciembre de 2012. Cinco meses después, en mayo de 2013, la acusada era detenida y hoy, a más de dos años del episodio, fue condenada.

CD/LL

Infojus Noticias

© 2015 Estudio Jurídico Del Rincón

Estudio Jurídico del Rincón

Desarrollo:  SINESES